ACTUALIDAD42 URDULIZ

¿Es posible compaginar 42 Urduliz con un trabajo?

Es una de las preguntas estrella que llegan al buzón de 42 Urduliz y la respuesta es nuestro mantra: UP 2 YOU o lo que es lo mismo, depende únicamente de las/los propias/os estudiantes. La metodología de 42 se basa en que ellas/os mismas/os gestionen su tiempo, situándolos en el centro del aprendizaje. Cada persona elige cuándo estudiar y a qué ritmo.

Organizar las tareas y establecer rutinas de trabajo para entregar proyectos a tiempo son parte del aprendizaje de 42 Urduliz. Los perfiles de las/los estudiantes que compaginan un empleo con la formación en el campus son heterogéneos. Para todas/os ellas/os es exigente compaginar ambas ocupaciones, pero para nada es imposible. La experiencia previa de otros campus avisaba de que las primeras etapas eran más complejas, pero, una vez ajustadas las rutinas, la curva de aprendizaje es continua e incluso exponencial. Por su parte, la piscina es otra historia ya que es un período aun más exigente y requiere pasar muchas horas programando y trabajando con el resto de las/os candidatas/os de manera diaria e ininterrumpida. Miriam decidió cogerse un mes de vacaciones por adelantado para dedicarse única y exclusivamente a 42 esos 26 días. Es inviable avanzar en el itinerario formativo de esta última prueba de acceso si no se dedica mucho tiempo y esfuerzo a trabajar entre pares.

Entre nuestros estudiantes de 42 tenemos los perfiles más variopintos, y aquí van algunas pinceladas de su conciliación entre trabajo/estudios y 42:

Carlos M. tiene una empresa de ocio y experiencias virtuales en Bilbao. El mayor volumen de trabajo lo tiene los fines de semana así que siempre se organiza la semana para poder aprovechar de lunes a viernes el tiempo que pasa en el campus, sobre todo por la mañana.

Luz tiene 31 años, se instaló definitivamente desde Venezuela hace dos años y montó una tienda online de cosmética que gestiona por las tardes para coincidir con el horario laboral de Venezuela. Por ello, también aprovecha las mañanas para sacarle partido a 42 Urduliz y por las tardes se dedica a su propio negocio.

Frente a las/os que trabajan por la mañana también tenemos a las/os que han podido reducir o aglutinar su jornada laboral de manera que por las tardes vienen unas horitas a poder seguir avanzando en su cursus. Miriam, Mikel, Iñigo o Igor son algunos de estos ejemplos.

Los estudiantes trabajan en entornos tan dispares como un hospital, restaurante, o una gestoría…y somos afortunadas/os porque tenemos a un dependiente de la sección de Comics de unos grandes almacenes 💥

En el caso de Carlos C., jefe de cocina y amante de la programación, actualmente está conciliando trabajo y 42 pero él se siente afortunado ya que tiene la suerte de poder gestionar bien sus horarios.

Dada la situación de pandemia actual, hay estudiantes que los días que teletrabajan trasladan su campo base a Urduliz y tras finalizar su jornada laboral, hacen un descanso y se sumergen de nuevo en el cluster y en sus proyectos.

También tenemos autónomas/os, una rara avis, que aprovechan 42 Urduliz para completar su formación en las áreas de su negocio que más relacionadas están con la programación y, como buenas/os autónomas/os, lo hacen cuando pueden.

Ander tiene 21 años y con lo justo para poder empezar una nueva vida en otra ciudad, se mudó a Urduliz tras superar la piscina. Sin alojamiento, ni conocidos, ni un empleo que le permitiera sufragar sus gastos, pero si había sido previsor y estuvo un par de años ahorrando para poder dedicarse a la piscina y el cursus los primeros meses sin agobios. Sus prioridades son claras y está en Urduliz para formarse en su pasión.

 

Perfiles muy diferentes, becarias/os, opositoras/es, directivas/os, paradas/os, estudiantes, autónomas/os, empresarias/os…todas/os consiguen dedicarle tiempo.